Me encanta la forma de sintetizar de Iñaki Gabilondo, y hoy me ha hecho reflexionar sobre Irak. Un país al que arruinaron al afirmar sin pruebas que tenía armas de destrucción masiva. Un país en el que mataron a miles y miles de personas. Un país que dejaron peor que lo encontraron.

Pero por un momento voy a olvidar a Irak y voy a centrarme en la escoria que hay fuera de ese país. Digo escoria porque, al igual que colgaron a Sadam Husein, deberían colgar a muchos responsables que permitieron esa matanza. Digo escoria porque no hay nadie en la cárcel de los que dirigieron esa matanza. Además escoria, porque como dice Iñaki, ni han pedido perdón y encima se pasean presumiendo de su poderío.

Que quieren que les diga muchos mencionados como terroristas en el día a día son novatos comparados con los gobernantes que dirigieron los ataques a Irak. Pobre Irak por lo que ha sufrido y sigue sufriendo. Y pobres los que todavía piensan que los responsables ya han sido castigados.

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT



Pin It on Pinterest

Share This