“¡CIENTÍFICAMENTE PROBADO!”, De pequeño era uno de los comentarios que más escuchaba… “eso ha sido científicamente probado”, “gracias a las últimas investigaciones está científicamente probado”, “no me queda ninguna duda, pues está científicamente probado”.

Hoy me doy cuenta que aquello de “científicamente probado” es en la mayoría de los casos una especie… “mira lo que hemos hecho que te creas”. Como he leído en algunos blogs, al final resulta que… “la frase es propia de anuncios de champús, detergentes y remedios raros, así como en las afirmaciones de los charlatanes”; en pocas palabras, la usa gente que nos quiere convencer de cosas dudosas”.

Invasión Irak
Creo que a Bush le faltó decir que estaba “científicamente probada” la existencia de armas de destrucción masiva en Irak. O a Berlusconi decir que estaba “científicamente probado” que no había tenido relaciones de destrucción masiva. O a Maduro decir que era un hecho “científicamente probado” que le había votado masivamente toda la población.

Lo siento, ya no me creo nada, y tiendo a ignorar este tipo de creencias sociales. Pese a usar muchos champús científicos, se me sigue cayendo el pelo, y la ropa se acaba tirando, e incluso algunas veces enfermo. Me temo que está “científicamente probado” que las personas con sentido común ya no nos creemos las memeces de los charlatanes. ¡Bienvenidos al mundo científicamente por explorar!

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un pionero en comunicación y crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora aplicación de la felicidad miGPSVital, basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal y decenas de artículos.

Pin It on Pinterest

Share This