¡23.500 millones de euros! ¿Eso cuánto es? Lo he tenido que reflexionar muchas horas, porque no tengo ni idea del nivel monetario que implica ese importe. Al mirar la cifra con calma, resulta que es casi 20 veces más que el beneficio que obtuvo Repsol YPF en el año 2011. Hace menos de un año Bankia salió a bolsa, y se entiende que la auditaron hasta el último euro, ya de que no ser así, habría responsabilidades civiles. En menos de un año… ¿el ladrillo ha tenido una caída tan brusca como para justificar ese agujero? NO.

Su acción ha bajado a más de la mitad (señores, hablamos de un banco, no una .com) y ahora el figura de J. I. Goirigolzarri nos dice que hay que mirar al futuro y dejarse de problemas. ¿Es una broma? Hoy leí esta noticia (ver aquí), y llegué a una conclusión bien clara: “si no quieren investigar qué ha pasado (como sí se ha hecho en Islandia) es que son todos unos ladrones”.

¿Y saben cuál es el problema? Que nos hablan de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) en las empresas, pero no aplican ni las más mínimas normas éticas. Por si fuera poco, los políticos, les defienden, para tener su próxima campaña pagada. ¿Este es el ejemplo que dan? A ver si dejan de poner en la práctica las reglas de un incompetente profesional (ver aquí), y empiezan a usar un poco un decálogo de valores para salir de la crisis (ver aquí).

¡Qué vergüenza! No se pierdan este video, que explica bien la simiocracia:

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un pionero en comunicación y crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora aplicación de la felicidad miGPSVital, basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal y decenas de artículos.

Pin It on Pinterest

Share This