Comienzo un bonito y soleado en Barcelona. Estoy en el maravilloso Paseo de Gracia, donde tuve oportunidad de trabajar dos años, y a donde vengo muchas veces a colaborar con un antiguo cliente. La gente parece feliz, porque a cada mirada descubren algo nuevo. Puede ser aquí, en el Obelisco de Buenos Aires, o en el Barrio Rosa de México DF, por poner algunos ejemplos. Sitios dispares que merecen ser disfrutados, siempre desde ángulos distintos.

Puedo trabajar desde mi portátil, y comprobar los últimos e-mails que han entrado con el 3G, cosa impensable hace 10 años (al menos que tirara un cable de 50 metros por la ventana). De repente recibo una respuesta de una coach de ICF a mi correo de hace unos días (en donde ponía encima de la mesa los abusos de una escuela de coaching) y en donde resume:

Me parece injusto lo que te ha pasado y apoyo tu interés por aclarar con ICF las irregularidades de ICF España que, por lo que extraigo de lo que mandaste y los enlaces que incluyes, es principalmente que: “La mayoría de sus miembros titulares son de una única escuela de coaching que es de la mujer del presidente de ICF España y que, además, las actividades de ICF España son, en la mayoría de los casos, dan excesiva publicidad a dicha empresa. “

Es decir, comparte la injusticia, pero en vez de ofrecer su ayuda, menciona:

CUANDO VES QUE ALGUIEN ESTA HACIENDO ALGO MAL – NOTIFICA A LAS AUTORIDADES PERTENENTES SIN MÁS.  Ni enfrentaciones directas al verdugo, ni buscando poner unos y otros de tu parte, etc.  Claridad, honestidad y directamente a los responsables que pueden hacer algo al respeto.”, y acaba diciendo, “Mucha suerte y, por favor, no dejes que tus clientes hagan lo mismo que estás haciendo ahora por la rabia e impotencia que sientes.  No es la solución y no es muy ético. 

Entonces pienso, ¿Qué es lo que comparte? ¿Ha leído realmente mi e-mail? ¿Se menciona cómplice pero se lava las manos? Además me dice que mucha suerte, que sea un buen coach, y que no la tome con mis clientes. Curiosa idea que también han mencionado otras personas que no han leído en detalle la denuncia. Os comparto que lo primero que me enseñaron en la escuela de coaching donde estudié (CTI) es la gestión personal (autogestión). Cuando se realiza coaching, uno está sólo para el cliente, y los problemas personales se dejan a un lado. Si un día me siento que la emoción es muy intensa, cancelo la sesión (sólo lo he hecho una vez en ocho años, cuando perdí un familiar).

Aquí retomo la idea del Paseo de Gracia, que sigo contemplando. Todo el mundo mira maravillado lo que tiene a su alrededor, y poca gente se preocupa si España está siendo uno de los países con mayor crecimiento en corrupción política. Poco preocupa si han existido comisiones escandalosas para cualquier construcción que les rodea, y que han ido a pagar a los amigos de los amigos de alguien que se pasea por aquí con una sonrisa. Me temo que cuando alguien lo denuncia, le dicen… “mucha suerte, pero yo voy a seguir votando a estos políticos”.

(continúa en la siguiente página)

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un pionero en comunicación y crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora aplicación de la felicidad miGPSVital, basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal y decenas de artículos.

Pin It on Pinterest

Share This