Si están leyendo esto es importante recordarles que somos humanos. Con un sistema biológico preparado para unos retos maravillosos, pero que como casi todo en esta vida, no es infalible. Tarde o temprano, comete errores, y eso alimenta retroactivamente al sistema para mejorarse y hacerse más eficiente. Errores de los es bueno excusarse con humildad y educación, y con los que se debe evitar la inercia de repetirlos.

Para ser conscientes del tema, nada mejor que poner un ejemplo. Seguro están al tanto de la última cacería del rey de España, que ha acabado con una disculpa pública. Primero es interesante observar los extremos de cómo informaron los medios el mismo suceso:

  • Medio A: El Rey de España ha decidido gastar fondos públicos para irse a cazar de elefantes, dejando de lado todas sus responsabilidades, y al no atender a la aguda crisis que se tiene en el país, ha favorecido que Argentina haya expropiado a YPF. En el suceso se ha roto la cadera, y parece que nos dejará al príncipe como responsable unas semanas.
  • Medio B: El Rey de España se ha roto la cadera en una cacería de elefantes, pero se recupera favorablemente y volverá a sus funciones cuanto antes. Durante su baja el príncipe asumirá sus responsabilidades.

Es de sentido común que no ha sido el mejor momento para irse de caza, aunque también es cierto que si no hubiera tenido el accidente, nadie nos habríamos enterado con la intensidad que  nos han avisado. Mostrado el pecado, este  hombre ha pedido unas disculpas, que por mucho o poco que nos gusten, son unas disculpas que le honran como rey. Ahora bien, siguiendo los extremos, me encuentro personas que:

  • Opción 1: No perdonan al Rey, entiende que debe dimitir de la Monarquía Real, de la Asociación de animales a la que representa informalmente, y devolver todo el dinero gastado. Además, incluso sería recomendable que no volviera a gastar ni un euro, y que intentara resucitar a los elefantes que haya abatido.
  • Opción 2: Entienden que el Rey, por más Rey que sea, ha tenido un gesto humilde que le hace persona, y le perdona el pequeño desliz que ha cometido, probablemente motivado por el stress que le están generando los últimos desenlaces de la Familia Real.

Entre medias existe un amplio abanico de grises, pero aunque parece que mayoritariamente los españoles parecen encontrarse en algo parecido a la opción 2 (leí que un 70%), no se piensen que no existe nadie en la opción 1. La gente de la primera opción no está preparada para perdonar, muchas veces porque están en contra de la Monarquía y no la van a respetar aunque sea el deseo de la otra mayoría. Allí no cabe perdón, ni cabe entender que el Rey ha hecho un gesto humano.

No es mi intención indicar si la Monarquía es deseable o no, sólo pretendo reflexionar sobre el proceso, ya que algo parecido me ha pasado hace escasas semanas con una asociación de coaching (ver aquí), que aunque les pidiera perdón (además de refrescarles algunos actos de corrupción que estaban permitiendo), les dio igual. La decisión de expulsión ya estaba tomada, y ver cómo me podían humillar pidiendo disculpas era sólo un placer para llenar sus egos. Estoy muy agradecido por tener que colaborar más con este grupo de personas, que además de estar desprestigiando el coaching, han demostrado públicamente que no saben perdonar.

Probablemente porque piensan que no son humanos, que están por encima del bien y del mal, y que no vale discusión alguna en este tipo de asuntos. Pero créanme que es importante aprender a perdonar, dejar salir todo el rencor que se pueda haber generado por un error, y nunca olvidar que podemos ser nosotros los próximos en equivocarnos. A mí  personalmente, me hizo mejor persona el momento en el que decidí darme permiso a poder equivocarme. Somos humanos, no lo olviden.

¡Recibe cada nuevo artículo por e-mail!

Incluye tu e-mail y serás el primero en recibir cada nueva entrada (NO SPAM)


GRACIAS POR COMPARTIR: Este contenido se puede compartir donde gustes bajo normas COPYLEFT


Acerca de 

Considerado un pionero en comunicación y crecimiento personal y profesional. Colabora numerosas veces en TV, radio o prensa y ha desarrollado la innovadora aplicación de la felicidad miGPSVital, basada en la Metodología Autocoaching. Autor de cuatro libros de crecimiento personal y decenas de artículos.

Pin It on Pinterest

Share This